Etiqueta para los visitantes

El papel principal de la « Oficina de Enlace del Karate Tradicional de Okinawa » consiste en poner en contacto los extranjeros con los maestros de Okinawa. Para evitar cualquier tipo de complicaciones o problemas económicos y tras consultar a varios maestros que acogen regularmente a practicantes de artes marciales venidos del extranjero, hemos decidido hacer las presentaciones según las reglas explicadas más abajo.

Estas reglas son válidas para las personas que visitan Okinawa por primera vez y para los extranjeros que no están vinculados con una organización de karate de Okinawa.

 

1.Tasa de matricula

 

Según un estudio realizado por la Oficina General de Okinawa «Okinawa Sense – Culture related Industry Research Committee” (2010), 35% de los dojos que acogen a extranjeros dan clases gratuitas, 38% piden menos de 10’000 yenes. Tan sólo 13% de los dojos piden más de 10’000 yenes. También se desprende que los 3/4 de los periodos de entrenamiento varian de una a dos semanas.

Los Okinawenses son por naturaleza personas de gran corazón. Por tradición, los maestros de karate son bushi ; en este caso, la palabra no designa a los samurais de la isla principal de Japón sino a caballeros que tienen gran control sobre sí mismos, dotados de un profundo sentido moral y expertos en karate. Muy orgullosos de ser originarios de la cuna del karate, muchos de ellos enseñan a los extranjeros gratuitamente, tan sólo por el placer de transmitir su arte.

No obstante, en todo el mundo se suele pagar una cuota mensual, gastos de inscripción para un seminario, etc. Para poder seguir conectando los extranjeros y los maestros y para garantizar el buen funcionamiento de este tipo de intercambios, pedimos a la gente que usa nuestros servicios que pague la cuota « Sharei-kin » indicada abajo. Sólo con esta condición le presentaremos a los maestros locales pues consideramos que esta remuneración constituye una muestra de cortesía hacia el maestro y el dojo.

 

Una persona, a partir de dos semanas de entrenamiento (3 veces por semana)

10,000 yenes

Una persona, un solo entrenamiento

3,000 yenes

 

Le pedimos que pague la suma directamente al maestro en el primer entrenamiento.

Puede que el instructor no acepte su dinero, sin embargo recuérdese que el maestro, además de transmitirle sus conocimientos, también tiene que pagar gastos de mantenimiento del dojo. Por lo tanto, insista para pagar su cuota. Si el maestro sigue rechazando su dinero, pídale que lo tome como una muestra de gratitud hacia los miembros del dojo.

Si las cuotas ya están fijadas en el dojo que le acoge, por favor ignore las cuotas mencionadas arriba. Si desea ser miembro del dojo o piensa volver en el futuro, por favor consulte al maestro al respecto.

Nota : En Okinawa al igual que en el resto del Japón, se considera descortés entregar dinero directamente a alguien. Cuando paga su cuota, ponga el dinero dentro de un sobre de cualquier formato. También recomendamos que se incline al entregar el sobre, demostrando de esa forma su buen  espíritu y sus buenos modales.

 

2. Presentación de un dojo

 

A través de los contactos que mantenemos con las organizaciones locales, harémos todo nuestro posible para presentarle a unos instructores y dojos conformes a sus deseos. Tenga en cuenta que no está bien visto entrenar en muchos dojos diferentes durante la misma estancia. Por lo tanto, nos reservamos el derecho de no aceptar presentarle a un maestro.

Si usted ya es miembro de otra organización de la isla principal de Japón, asegúrese de que su estancia no cause ningún problema o malentendido con ella. Le pedimos que nos informen de tal afiliación al contactarnos por primera vez.

Alojamiento y turismo

En general, el dojo no provee alojamiento. Además, la mayoría de los instructores trabajan durante el día y dan clases solamente en la noche, así que le pedimos que haga todo lo posible para no volverse una carga para su maestro. Si necesita ayuda para encontrar un alojamiento barato o por cualquier otro servicio (turismo, etc.), por favor contáctenos directamente.